Invertir en investigación agraria: un arma en la lucha contra el hambre

Invertir en investigación agraria: un arma en la lucha contra el hambre

Según FAO e IICA

El hambre afecta a 790 millones de personas en el mundo. Para su erradicación, representantes de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) defienden el gasto en innovación, con el fin de mejorar los cultivos y vida en las zonas rurales.

MS EFEAGRO

Expertos nacionales e internacionales han participado esta semana en las jornadas, “Hambre 0 y alimentación sostenible: el papel de la investigación agraria para el desarrollo”,  organizadas por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y la Comunidad de Madrid.
El técnico de la FAO en España Arturo Angulo ha repasado los retos para cumplir la agenda de la ONU, que fijó 2030 como plazo para poner fin al hambre. En este sentido ha señalado que la agricultura y el pequeño productor “deben estar en el centro”.
Más de 790 millones de personas sufren desnutrición y 2.000 millones, carencias nuricionales importantes, según Angulo, quien ha recordado que este organismo cifra en 265.000 millones de dólares (247.000 millones de euros) anuales la inversión necesaria para erradicar la desnutrición.

Según la FAO, hace falta invertir 247.000 millones de euros anuales para erradicar la desnutrición.

Es previsible que, con la tendencia actual, el número de personas desnutridas se quede en 650 millones en 2030.  La FAO ve necesario desarrollar programas de protección social e invertir en actividades que generen empleos e ingresos entre los más pobres.
Asimismo, ha subrayado que no se pueden desligar estas medidas de la lucha contra el cambio climático, porque si no, no habrá avances.
En este sentido, ha alertado del desperdicio de alimentos, la dependencia actual de los combustibles fósiles o la degradación de los suelos.

Pobreza en zonas rurales

Unos 700 millones de personas que están en situación de pobreza viven en zonas rurales. Según la FAO, en los últimos años ha aumentado el uso del suelo agrario, pero generando menos empleos, y el capital “se concentra cada vez en menos manos”.
Frente a esta situación, en Europa la obesidad es un factor que “reduce más la esperanza de vida” que la malnutrición.

FAO e IICA defienden la investigación agraria contra el hambre. Cultivo de arroz en China. Foto: Mark

No obstante, Angulo y la especialista de Innovación Tecnológica del IICA Priscila Henríquez han coincidido en que existen “visos de esperanza” respecto a la recuperación de inversión en investigación agraria, por el crecimiento en países como China.
Henríquez ha señalado que China, Brasil y La India figuran en cabeza en este ámbito.
En América Latina -donde México, Argentina y Brasil representan el 80 % de la inversión en investigación agraria- el “talento científico” está envejeciendo, ha apuntado.
Entre los programas desarrollados por el IICA, ha mencionado proyectos para reducir las plagas en arroz en Panamá u otro emprendido por mujeres para generar valor añadido en “papas nativas” y comercializarlas como “chips” o materia prima gourmet, especialmente en Perú, donde está en auge la gastronomía.

Comente este artigo
Anterior Nuevo récord de exportación para la industria de la carne
Próximo La sécurité alimentaire, une solidarité concrète à construire entre Nord et Sud

Artigos relacionados

Internacional

Manche. Des producteurs laitiers bloquent Délicelait pour 48 heures

À l’appel des Jeunes agriculteurs et de la FDSEA, une quarantaine de producteur laitiers bloquent pour 48 heures l’usine de poudre de lait de Moyon. […]

Internacional

Sequía y altas temperaturas preocupan a los agricultores

EL CALOR AFECTA A LA AGRICULTURA

La falta de lluvias en este mes de abril está afectando a los sectores del cereal de secano y a las dehesas, […]

Internacional

La crisis de los huevos evidencia las grietas del control alimentario en la UE

ALIMENTACIÓN HUEVOS

El caso recuerda a otros anteriores, como el de la carne de caballo. La UE tiene ahora que analizar sus fallos y devolver la confianza a sus propios consumidores. […]